Blue Monday.

¿Blue Monday o Trastorno Afectivo Estacional (TAE)?

¡Compártelo!Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hoy  19 de enero, es lo que en las redes se esta denominando el “Blue Monday” o lo que es lo mismo, “El Lunes Azul” que es considerado en muchos medios de comunicación como el día más miserable del año.

¿Qué es el Blue Monday?

El ‘Blue Monday’ se identificó por primera vez en 2005 de acuerdo a una fórmula que ideó el investigador y experto en motivación Cliff Arnal, para una campaña de publicidad de una agencia de viaje.

Cliff Arnal, concluyó que el tercer lunes del año es el día más triste basándose en la combinación diferente variables: el frío, la cuesta de enero y las facturas por pagar, el fin de las navidades y la decepción por no haber cumplido los propósitos del nuevo año.

Arnal combino estas variables en la siguiente fórmula matemática cuyo calculo,  indica que el tercer lunes de enero es el día más triste del año. La fórmula es la siguiente:

  • W= (weather)  tiempo meteorológico.
  • d= (debt) deudas.
  • T= (Luz y estado de ánimo
  • time since Christmas) Tiempo que ha pasado desde que acabaron las Navidades.
  • Q= (time since failing our new year’s resolutions) Tiempo desde que abandonamos nuestros buenos propósitos para el nuevo año
  • M= (low motivational leves) Niveles bajos de motivación.
  • Na= (feelings of a need to take action) Sentimiento de necesidad de actuar, de tomar las riendas de nuestras vidas.

Haciendo el cálculo de esta fórmula, el tercer lunes de enero, es el día que mayor puntuación obtiene.

¿Es hoy es el día más triste del año?

Esta claro que el mes de enero es un tiempo deprimente para muchos. El mal tiempo, la falta de luz, los kilos de más ganados en navidad, la lejanía de las próximas vacaciones…. Realmente hay muchas razones para sentirse realmente cansado,  sin fuerzas y en ocasines melancólicos. Hay muchas razones para sentirse decaído, pero de ahí a concluir que HOY es el día más triste para todos los seres del planeta…¡hay un largo trecho!

Según algunos científicos cono el  Dr. Dean Burnett (Institute of Psychological Medicine and Clinical Neurosciences), el denominado “Blue Monday”, es una autentica tontería que carece de toda base científica. Burnett considera que este fenómeno es una ideación de los medios de comunicación soportado por una fórmula pseudocientífica de escasa fiabilidad.

Según Burnett, la formula ideada por Arnall es más que discutible, entre otras cosas,  porque algunas del las variables utilizadas son arbitrarias y otras que son imposibles de cuantificar. Además si se tiene en cuenta que este “descubrimiento” la pagó una compañía de viajes, basándose en el hecho de que la gente compraría más viajes pensando en lo miserable que es la vida en ese preciso momento.

Para Burrnett lo triste de este fenómeno es que los medios tomaron este hecho como algo científicamente comprobado y esto a la postre hace daños a la credibilidad científica de muchos estudios

Pero ¿qué hay de cierto en todo esto?

Formulas a parte, es cierto que en enero – febrero muchas  personas se sienten algo más decaídas. Por supuesto puede deberse a muchísimos factores, pero lo que esta científicamente comprobado es que la luz tiene una relación directa con nuestro estado de ánimo y estos días meses de mayor oscuridad influye.

“El invierno es como una escalera que desciende a los infiernos”.

Así describió este periodo del año para las personas que padecen el llamado trastorno afectivo estacional  (TAE), Norman Rosenthal (profesor de psiquiatría clínica de la Universidad Georgetown)

El trastorno afectivo estacional (TAE) es una forma de depresión que aparece en la mismo época cada año. Típicamente con el TAE, una persona sufre síntomas de depresión a medida que se acerca el invierno y las horas de luz se van reduciendo. Cuando la primavera regresa y los días vuelven a ser más largos, las personas que padecen de TAE experimentan alivio de sus síntomas y su estado de ánimo y nivel de energía se normalizan.

Según Norman Rosenthal, los pacientes con TAE sólo experimentan los síntomas depresivos durante los meses de otoño e invierno, en que los días tienen menos luz solar, y empiezan a mejorar con la llegada de la primavera. La correlación con los ritmos de luz (y no con las temperaturas ni el calendario laboral) es clara porque en el hemisferio sur los meses más depresivos son los de junio y julio, aunque las personas estén de vacaciones.

Aunque no existen datos epidemiológicos fiables sobre este proceso, Rosenthal considera que hasta un 20% de la población sufre esta forma de depresión en sus diferentes grados: en un 6% de los casos es muy invalidante y en el 14% restante es más leve.

 En esta misma línea, el psiquiatra Michael Terman, demostró  que las variaciones lumínicas y de temperatura son decisivas en el estado de ánimo. Michael Terman  realizó un estudio  en la ciudad de Nueva York y observó que la mitad de las personas analizadas perdía parte de sus energías en otoño y en invierno, el 47% ganaba peso en ese periodo, un 31% dormía más y otro 31% perdía interés en las actividades sociales. Entre los encuestados que declararon cierta disminución de sus energías en determinada época del año, aproximadamente el 50% la refirieron al otoño y al invierno, sólo el 12% se sentía así en verano.

¿Cuáles son las causas del TAE?

Los expertos creen que en el TAE, de alguna manera la depresión está desencadenada por la respuesta del cerebro a la disminución de la exposición a la luz natural. Nadie entiende completamente cómo ni por qué sucede. Las teorías actuales sobre las causas del TAE se concentran en el papel que podría tener la luz solar en la producción en el cerebro de hormonas clave. Los expertos creen que dos sustancias químicas específicas en el cerebro, melatonina y serotonina, podrían estar involucradas en el TAE. Estas dos hormonas ayudan a regular los ciclos de sueño-alerta, la energía y el estado de ánimo. Los días más cortos y las horas de oscuridad más largas en el otoño y el invierno pueden causar un aumento en los niveles de melatonina y una disminución en los niveles de serotonina, que podrían crear condiciones biológicas para la depresión.

La melatonina está asociada con el sueño. El cuerpo produce esta hormona en mayores cantidades cuando hay oscuridad o cuando los días son más cortos. Este aumento en la producción de melatonina puede hacer que una persona se sienta somnolienta y letárgica. Con la serotonina, sucede lo opuesto – la producción de serotonina aumenta cuando una persona está expuesta a la luz solar, de modo que es probable que los niveles de serotonina sean más bajos durante el invierno, cuando los días son más cortos. Los niveles bajos de serotonina están asociados con depresión, de manera que aumentar la disponibilidad de serotonina ayuda a combatir la depresión.

¿Cuáles son los síntomas del TAE?

Una persona con TAE exhibirá varios cambios particulares en la manera en la que siente y actúa normalmente. Estos cambios ocurren en un patrón estacional predecible. Los síntomas del TAE y los de la depresión son iguales, pero una persona con TAE puede notar algunos o todos los síntomas siguientes:

  • Cambios en el estado de ánimo.La persona puede sentirse triste o irritable la mayoría del tiempo por lo menos durante 2 semanas en una época específica del año. Durante este tiempo, las personas afectadas pueden tener sentimientos de desesperanza o de no valer nada. Como parte del cambio del estado de ánimo que acompaña al TAE, las personas pueden ser autocríticas; demostrar mayor sensibilidad que lo usual a la crítica y llorar o molestarse más a menudo o con más facilidad.
  • Incapacidad para disfrutar.Una persona con TAE puede perder interés en las cosas que disfruta normalmente y sentirse incapaz de disfrutar de las cosas como antes. Las personas con TAE también podrían tener la sensación de no poder completar las tareas tan bien como antes y sentirse insatisfechos o culpables. Una persona con TAE podría perder interés en los amigos y dejar de participar en actividades sociales.
  • Poca energía.El cansancio inusual o la fatiga sin razón aparente son también parte del TAE y pueden hacer que las personas se sientan con poca energía.
  • Cambios en el sueño.La persona podría dormir mucho más de lo usual. Dormir demasiado puede hacer difícil para un estudiante con TAE levantarse y alistarse para la escuela en las mañanas.
  • Cambios en la alimentación.Los cambios en la alimentación y el apetito relacionados con el TAE pueden incluir ganas de consumir carbohidratos simples (como alimentos reconfortantes y azucarados) y la tendencia a comer de más. Este cambio en la alimentación podría resultar en aumento de peso durante los meses de invierno.
  • Dificultad para concentrarse.El TAE puede afectar la concentración e interferir con el rendimiento laboral. El trabajador  podría tener más dificultad que lo usual para completar du trabajo  o podría carecer de la motivación usual. Una persona con TAE podría notar que su rendimiento, y sus jefes podrían opinar que el trabajador parecería estar menos motivado o y que por tanto, no rinde lo esperado.
  • Disminución de las actividades sociales.Las personas con TAE pueden pasar menos tiempo con los amigos, en actividades sociales.

Como otras formas de depresión, los síntomas del TAE pueden ser leves, graves, o de grado intermedio. Los síntomas más leves interfieren menos con la capacidad de la persona de participar en las actividades cotidianas, pero los más graves pueden interferir mucho más. El patrón estacional del TAE – el hecho de que los síntomas ocurren sólo durante unos pocos meses cada invierno (durante por lo menos 2 años seguidos) pero no durante las otras estaciones – es lo que lo distingue de las otras formas de depresión.

¿Cómo combatir el TAE?

Cuando se determina que una persona padece de TAE, los médicos podrían recomendar alguno de los siguientes tratamientos:

  • Mayor exposición a la luz.Ya que los síntomas de TAE son desencadenados por falta de exposición a la luz y tienden a desaparecer por sí solos cuando aumenta la luz disponible, el tratamiento para el TAE a menudo involucra una mayor exposición a la luz durante los meses de invierno.
  • Terapia de luz (o fitoterapia).Los síntomas más severos del TAE se pueden tratar con terapia de luz (también llamada fitoterapia). La terapia de luz incluye el uso de una luz especial que simula la luz de día. Generalmente, los médicos recomiendan utilizar la terapia de luz hasta que la luz natural exterior sea suficiente. Como en el caso de cualquier tratamiento médico, la terapia de luz debe ser utilizada bajo la supervisión de un médico.
  • Terapia de conversación.Para el tratamiento del TAE también se utiliza la terapia de conversación (psicoterapia). La terapia de conversación se concentra en examinar los pensamientos y sentimientos negativos asociados con la depresión y ayuda a aliviar la sensación de aislamiento o soledad que sienten a menudo las personas con depresión. El apoyo y la guía de un terapeuta profesional pueden ser beneficiosos para una persona con TAE.
  • Los médicos también podrían recetar medicamentos para adolescentes con TAE. Los medicamentos antidepresivos ayudan a regular el equilibrio de serotonina y otros neurotransmisores en el cerebro, que afectan el estado de ánimo y la energía. Los medicamentos deben ser recetados y controlados por un médico.

Algunos consejos para enfrentarte al TAE

Cuando se presentan los síntomas del TAE por primera vez, pueden resultar confusos tanto para la persona con TAE como para las personas que están alrededor.

Si te han diagnosticado TAE, o sientes que padeces alguno de sus síntomas hay varias cosas que puedes hacer para ayudar:

  • Sigue las recomendaciones del tratamiento médico.
  • Aprende todo lo que puedas sobre el TAE y explica el trastorno a otros para que puedan ayudarte.
  • Haz bastante ejercicio, especialmente al aire libre. El ejercicio puede mejorar el estado de ánimo.
  • Pasa tiempo con amigos y seres queridos que comprenden lo que te está sucediendo – ellos pueden ayudarte brindándote el contacto personal y una sensación de conexión.
  • Sé paciente. No esperes que los síntomas desaparezcan inmediatamente.
  • Solicita ayuda con la tarea para el hogar y otros deberes si la necesitas. Si sientes que no puedes concentrarte, recuerda que es parte del trastorno y que las cosas mejorarán. Habla con tus maestros y prepara un plan para completar tus deberes.
  • Aliméntate bien. Evitar los carbohidratos simples, los azucares y mantener una dieta que incluya abundantes cereales integrales, verduras y frutas pueden ayudarte a largo plazo.
  • Establece una rutina de sueño. Si te acuestas todos los días a la misma hora podrás aprovechar los beneficios para la salud mental que proporciona la luz natural.

Fuentes:

http://www.lavanguardia.com/estilos-de-vida/20130719/54377609631/luz-y-estado-de-animo.html#ixzz3PGoJ3ojW

http://www.theguardian.com/science/blog/2012/jan/16/blue-monday-depressing-day-pseudoscience

http://kidshealth.org/teen/en_espanol/mente/sad_esp.html

Información recopilada por Isabel Soria del Río para el blog de Inspiring Benefits. Déjanos tus comentarios al final del post o en nuestros perfiles de Facebook, Twitter o LinkedIn.

¡Compártelo!Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *